Skip to content

Xochimilco: patrimonio de la humanidad

Los productos de Chinampa Texhuiloc, por Elsa Valiente

This slideshow requires JavaScript.

En la época prehispánica existieron dos sistemas de cultivo agrícolas muy importantes: el de terrazas, utilizadas principalmente en la zona de domesticación del maíz en Tehuacán, Puebla y el de chinampas, localizado en Xochimilco, uno de los cinco grandes lagos de la región sureste de la Cuenca de México.

El medio ambiente de esta zona lacustre se caracterizaba por presentar en áreas poco profundas, mucha vegetación acuática que proveía de áreas de alimentación y refugio a gran variedad de organismos acuáticos, entre ellos el ajolote, anfibio único en el mundo y actualmente en crítico peligro de extinción. El agro sistema chinampero ha abastecido de una gran variedad de hortalizas, flores, peces, anfibios, crustáceos y aves a las mesas de los pobladores de la Cuenca de México desde hace cientos de años.

La riqueza gastronómica de la región está representada por platillos como el tlapique (tamal con menudencias de pollo, ajolote o pescado), huahutzontles en chile pasilla, conejo al pulque, tamales de quelite, pipián con chilacayote y costilla de cerdo, mole verde con carne de puerco, pato en chile guajillo con ensalada de acociles, mole rojo con ancas de rana, filete de carpa salseado con chile-atole y pepita con charales entre otros.

La palabra chinampa, proviene del vocablo chinámitl que significa “sobre cerca o armazón de cañas”. Las chinampas en su época fueron la forma de producción más intensiva y eficiente desarrollada sobre un humedal; se construyeron en las zonas bajas del lago, formando cercos de cañas, varas o carrizos, dentro de los cuales acumulaban una gran cantidad de vegetación acuática circundante y de agua lodo que extraían del fondo del lago y que al secarse, se convertía en una tierra rica en nutrientes, rodeada en sus cuatro costados por agua, requisito indispensable para permitir una humedad uniforme para el correcto funcionamiento de este sistema agrícola. Los ahuejotes, sembrados en la orilla de las chinampas, son árboles característicos del paisaje Xochimilco, que proporcionan solidez y forman una barrera natural contra los vendavales.

Con el transcurrir de 500 años, la acumulación ininterrumpida de materia orgánica formó las chinampas que actualmente conocemos y que son el último reducto de un sistema productivo y de un paisaje característico de la cuenca de México, heredado y preservado por los pobladores de Xochimilco, San Gregorio Atlapulco, San Luis Tlaxialtemalco, San Pedro Tláhuac y San Andrés Mixquic, quienes conservaron los métodos y técnicas chinamperos que proveían un manejo básico pero indispensable, al mantener los canales desazolvados y utilizar la materia orgánica de su alrededor, creando un círculo virtuoso productivo y sustentable.

El crecimiento de la Ciudad de México y el avance de la urbanización rompieron este círculo virtuoso al suprimirle uno de sus componentes principales, el agua. La carencia de este elemento, tanto en cantidad como en calidad, originó la migración de los chinamperos a otras actividades productivas, lo que ocasionó el abandono de las chinampas, perdiéndose la estructura física original y los canales o apantles que las circundaban. Con la degradación del ambiente sui géneris de las chinampas se pierde también una zona lacustre de alta importancia ecológica, ya que además de albergar a especies endémicas y nativas, proporciona servicios ambientales como la regulación del microclima de la ciudad de México, actualmente convertida en una isla de calor. Otro servicio ambiental de vital importancia que nos proporcionan las zonas lacustres de Xochimilco-Chalco-Texcoco así como los bosques que rodean nuestra ciudad, es la infiltración de agua al acuífero de la Cuenca de México, del cual depende la sobrevivencia de los habitantes de la Ciudad de México.

Restauración Ecológica y Desarrollo A.C., ha gestionado y coordinado a lo largo de tres años, diversos proyectos encaminados a recuperar un sistema productivo representativo de nuestra cultura y medio ambiente original y busca devolver a los maestros chinamperos, la dignidad de ejercer un oficio de gran importancia cultural y ecológica, a través de la comercialización de sus productos en un mercado sin intermediarios y en un nicho muy selecto de consumidores preocupados también por la conservación de nuestra riqueza gastronómica, ambiental y cultural. Los maestros chinamperos de Chinampa Texhuiloc ofrecen sus flores y hortalizas cultivadas a la manera tradicional, mediante métodos ecológicamente amigables y libres de agroquímicos, esperando enriquecer el sabor y valor nutrimental de sus platillos.

POR UNA MEJOR CALIDAD DE VIDA PARA TODOS

Posted by dondecomere on 08/11/2011

Leave a comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Note: HTML is allowed. Your email address will never be published.

Comments Feed

%d bloggers like this: