Cocina furtiva

Carlota Rangel y fotos Dorian López  vía Life & Style

De propuesta consistente, pero existencia efímera, la tendencia de los pop-up restaurants está recorriendo el mundo… y ya hizo escala en México.

Aparece y desaparece en un mismo día, ofrece comida de mar donde no hay mar, muestra una organización perfecta sin contar (aparentemente) con la ventaja del tiempo. Así –a pesar de que parezca extraño o absurdo– es un pop-up restaurant, reflejo fidedigno de nuestro acelerado ritmo de vida y de nuestro gusto por las experiencias únicas, aunque no siempre duraderas, que pueden tomarnos por sorpresa en cualquier lado.
Lo imprevisto puede ocurrir, por ejemplo, al llegar a un restaurante que frecuentamos (en mi caso, Broka) donde lo normal es que sepamos qué encontraremos. Pero ¿y si al entrar descubrimos que lo que nos resultaba familiar se transformó, de un momento a otro, en un concepto distinto? Que nuestro lugar haya sido “poseído” por un pop-up restaurant, es una posibilidad.

Read the rest of this entry »

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s