on stage cooking – M.N.ROY

Un post de Catalina Gutiérrez en Plataforma Arquitectura

  • Arquitectos: Emmanuel Picault + Ludwig Godefroy
  • Ubicación: Ciudad de México, México
  • Equipo creativo: Rodrigo Madrazo, Marco Margain, Claudio Margain, Rodrigo Diaz Francés, Paolo Montiel, Leon Larregui, Emmanuel Picault, Ludwig Godefroy
  • Diseño industrial: Laila salomon, Emmanuel Picault, Ludwig Godefroy
  • Administración: Roberto Ayala
  • Construcción: Aaron Yepez, José Luis Madrigal, Carlos Tapia, Base por altura, Alonso Munguía, Carlos Cortés, Jose Luis Iturbe, Rigoberto Martínez
  • Fotografías: Ramiro Chaves

   

M.N. ROY es una pregunta y mas precisamente una interrogación; una interrogación donde las preguntas quedan abiertas. De este modo, el M.N. ROY puede ser interpretado como un anti-proyecto del cual resultaría la orden de trabajo: Un club privado en la Ciudad de México; o más precisamente en su barrio especifico de la “Colonia Roma”.

En efecto el barrio de la colonia Roma ha desarrollado un papel muy decisivo en la expresión de una cierta identidad arquitectónica del proyecto.


Este proyecto, tal como espejismo con su entorno actual, resultado de una reconversión social y sin embargo siempre ligada a los fantasmas de una alta burguesía desaparecida con los temores del terrible sismo del año 1985, representa la expresión de esta singular identidad, identidad formalmente controlada por sus antecedentes históricos.

Partiendo desde este postulado se decidió, en lugar de renovar Continue reading “on stage cooking – M.N.ROY”

el dulce final

aulachocolate en Broka

Paty Ulibarri (@aulachocolate)

Toda mi vida he sido postrera, siempre preferí la botana dulce que la salada, el gansito por encima del churrumais; así que cuando decidí tomar enserio esto de la cocinada, muchos no entendían por qué no estudié pastelería. Hoy creo que lo entiendo. Tenía que pasar por todo lo salado para valorar lo dulce. Tal y como pasa en una comida. Nunca sabrá igual el postre si antes de él no hubo algo salado.

Es un hecho, el postre es la última impresión del comensal, es la oportunidad de que la experiencia culinaria cierre con broche de oro o sea tan sólo “buena”. En el postre recae mucha responsabilidad ya que los llamados postreros esperan mucho de ese momento final y a los que no les llama la atención lo dulce, siempre acaban pidiendo una cuchara extra para probar y que no le cuenten.

Una tradición en mi familia cuando vamos a algún restaurante es que cada quién pida un postre diferente. Se prueba y se pasa, se prueba el que sigue y se vuelve a pasar, hasta que te regrese el postre que ordenaste. Al final, todos al mismo tiempo, contando hasta tres, señalamos con boca cerrada el postre que más nos gustó. Siempre, de verdad, siempre hay uno que es el ganador, el que se lleva la mayoría de votos. Y ese se queda en un lugar especial de la comida, porque se lo ganó, porque se lo merece. Es el final feliz de la película que te deja con una sensación de querer abrazar al mundo.