#TortaBajoElBrazo en imágenes

This slideshow requires JavaScript.

Fotografia Nuria Lagarde

Torterías que participan en #TortaBajoElBrazo

1. Tortas El Nuevo Chatín

Revolución 387, San Pedro de los Pinos

2. Tortas Las Verdaderas
Fernando Montes de Oca, Condesa. Afuera de Superama

3. Tortas Calientes de Observatorio
Av. Observatorio. Entre Comandante Blanquet y Coronel Letichinia. Junto a Comex.


4. Tortas Dakota
Frente al WTC, Col. Nápoles

_ _ _ _ _

nuria lagarde

Nuria Lagarde

Descubrí mi interés por la fotografía a través de mi papá, quien siempre cargaba una cámara. Crecí en Guerrero Negro en Baja California Sur, entre dunas, sal, ballenas y gente maravillosa. Estudié historia del arte y fotografía. Hago foto de arquitectura, de comida, bodas y style life.

Declaración de aburrimiento. Por @alonruvalcaba

Un post en Gatopardo de @alonruvalcaba

Alonso Ruvalcaba nació en la ciudad de México. Piensa obsesivamente en comida, poesía y cine. Ha publicado un par de libros que combinan, más o menos, esas obsesiones: Jardín y mausoleo(Instituto de Cultura de Aguascalientes) y Ciudad de restaurantes(Grijalbo).

DECLARACIÓN DE ABURRIMIENTO

I

La cocina en México es un arte limitadísimo, un arte retrógrado, un arte ultraconservador.

II

Ahora voy a echarme un poco para atrás. Primero: digo “en México” para encerrar un poco este texto, para limitarlo en el espacio. En realidad podría decir: “la cocina en el principio del siglo XXI” o “en Occidente” –casi estoy seguro de que el padecimiento es general. Segundo: para que la parte I de este texto tenga sentido, es requisito aceptar que la cocina puede ser un arte. (No todos aceptan esta posibilidad. Para escribir estos párrafos, pregunté por ahí. Bruno Oteiza, chef propietario de Biko –el mejor restaurante de México según la sonadísima lista de Restaurant–, dice: “¡Me da igual! Vivo pensando en dar de comer. Si te parece arte, genial; si no te parece arte, también.” Es decir: el arte está en el ojo del perceptor. Édgar Núñez, de Sud 777, de plano dice: los cocineros “somos artesanos, no artistas” y la cocina está separada de las artes por “el hecho de que es efímera, pasajera, irrepetible y evidentemente caduca”. [Todas las expresiones artísticas están sujetas a la erosión del tiempo.] Eduardo Plascencia aduce que la cocina es ciencia. Silvia Ayala, de Culinaria Mexicana, dice que, si hay intención del cocinero, la cocina puede ser “parte de las artes decorativas”. Judith Rodríguez, editora de Pimienta, que puede ser arte cuando se combinan las intenciones del creador y el perceptor: “conciencia al ejecutarla” y “sensibilidad para apreciarla” –es decir: cuando sucede el hecho estético.)

III

Maniatada por la tradición y las reglas del servicio, la cocina, hasta hace pocas décadas, estuvo condenada a ser una artesanía y oficio. Los grandes cocineros del Continue reading “Declaración de aburrimiento. Por @alonruvalcaba”