SUMARIOmercados . exposición

por Alonso Ruvalcaba En México la fotografía de mercados tradicional puede producir un resquemor. Inflada en calendarios turísticos o groseras ediciones estatales de libros de adorno, no es nada raro que apele al golpe bajo, al chantaje sentimental, al nacionalismo o a la culpa de clase. Suele carecer de humor; suele ser incapaz de la abstracción o la sorpresa. Dicho lo cual: en sus mejores momentos, la fotografía de SUMARIOmercados (título enigmático) no es tradicional. Moritz Bernoully, por ejemplo, propone una visión ajetreada: el mercado como movimiento: como chinga. El mercado, un centro de trabajo: no de turismo o paseo….