El Mar Regresa

Diego Hernandez

La historia de Comensales se remonta cuatro años atrás, con un pop-up en el que Diego Hernández (Corazón de Tierra), Josh Gil y Daniel Snukal (Supper Liberation Front) se apropiaron de la cocina de Broka un fin de semana durante el Corredor Cultural Roma Condesa.

Este dos de julio, después de 100 eventos en lugares inusuales, con reconocidos chefs y de la mano de productos que nos enamoran, regresa Diego Hernández con Comensales.

El restaurante de Diego – Corazón de Tierra, Ensenada – ha sido reconocido dentro de la lista de los 50 Best como uno de los mejores restaurantes latinoamericanos y premiado en distintas categorías por los Gourmet Awards. Su cocina se acerca a ideologías que promueven el “farm to table”, la temporalidad de los alimentos, el consumo de productos locales y comercio justo.

Reserven la fecha para acompañar a Diego durante una cena de cinco tiempos con maridaje a cargo de MontelobosMonte XanicVena Cava, Tomás Té y el postre sera comandado por el reconocido repostero Mauricio Montiel de Dolcenero.

La Metropolitana nos hospedará y estará a cargo, junto con Paola Cueli de Polen Flores, del mobiliario y decoración.

Dos de julio, veinte horas 
$1,200 bebidas y servicio incluido 
Informes: mmm@comensales.net y 04455 4055 9840. 
comensales.net

 

Nuria Lagarde

Imágenes de Nuria Lagarde en #ComensalesEnBroka

This slideshow requires JavaScript.

– – – – –

nuria lagarde

Nuria Lagarde

Descubrí mi interés por la fotografía a través de mi papá, quien siempre cargaba una cámara. Crecí en Guerrero Negro en Baja California Sur, entre dunas, sal, ballenas y gente maravillosa. Estudié historia del arte y fotografía. Hago foto de arquitectura, de comida, bodas y style life.

Cocina furtiva

Carlota Rangel y fotos Dorian López  vía Life & Style

De propuesta consistente, pero existencia efímera, la tendencia de los pop-up restaurants está recorriendo el mundo… y ya hizo escala en México.

Aparece y desaparece en un mismo día, ofrece comida de mar donde no hay mar, muestra una organización perfecta sin contar (aparentemente) con la ventaja del tiempo. Así –a pesar de que parezca extraño o absurdo– es un pop-up restaurant, reflejo fidedigno de nuestro acelerado ritmo de vida y de nuestro gusto por las experiencias únicas, aunque no siempre duraderas, que pueden tomarnos por sorpresa en cualquier lado.
Lo imprevisto puede ocurrir, por ejemplo, al llegar a un restaurante que frecuentamos (en mi caso, Broka) donde lo normal es que sepamos qué encontraremos. Pero ¿y si al entrar descubrimos que lo que nos resultaba familiar se transformó, de un momento a otro, en un concepto distinto? Que nuestro lugar haya sido “poseído” por un pop-up restaurant, es una posibilidad.

Read the rest of this entry »

Pop-Up: Partida doble. por @martillobolillo

Corrían los últimos días de mayo de este año cuando tuve la fortuna de que mi colega y amigo Diego Hernández, @riatatuille, me invitó a participar como cocinero en el primer Pop-Up en la Cd. de México, el cual se realizaría en Broka Bistro. A pesar de que la invitación llegó sólo unos días antes  del evento, acepté sin estar muy informado sobre el evento y del ruido que haría poco tiempo después.

Hacer producción un día antes, atender a 150 personas por día, cocinar con personas desconocidas, trabajar en cocinas ajenas, correr de un lado para otro y coordinarte con meseros y staff son los retos que se tienen que solucionar en 24 horas. No hay más, esas son las reglas del juego.

Empieza el día y te carcome la angustia de no saber qué vas a cocinar. Nunca había visto el menú y nunca más lo volvería a ver. Esa es la esencia de los Pop-Up: todo es fugaz, repentino, espontáneo. La producción debe ser organizada e impecable pues no te puedes dar el lujo de pasarte en la cocción. Todo tiene que ser preciso.

Esperar  a los comensales, que han agotado las reservaciones. La convocatoria para el evento es un éxito. Todos los lugares ofrecidos via Twitter han sido vendidos.

Hora del servicio: la preferida los cocineros. Trabajo de comodín, apoyando a los otros chefs a montar sus platos. Cada uno de ellos se toma el tiempo para comentarme qué es lo que pretende expresar en cada plato.

Los primeros son el dúo conformado por Josh y Daniel, representando a su Supper Liberaton Front, Continue reading “Pop-Up: Partida doble. por @martillobolillo”

Pop-ups, arte y comida deliciosa

Texto y fotos de Ana Saldaña (@anasaldana), un post de Eje Central

Mucha gente podría opinar que el comer es un mero trámite para que nuestro organismo cuente con la energía suficiente para funcionar. Sin embargo, para mí la comida va más allá de un acto obligatorio. Nutre al corazón y al alma. En mi trabajo he podido entrevistar a grandes personalidades del mundo culinario. También mi afición por el buen comer me ha puesto en contacto con chefs que aún no cuentan con renombre pero que quieren dejar su marca. Sin importar su origen o popularidad,  para muchos, incluyendo para mí, el cocinar es un arte.

Al igual que un cuadro, en el repertorio del cocinero cada platillo es la expresión efímera de una creación personal. En cada mordida ponemos algo de nuestro ser. Cada combinación de sabores habla un poco sobre nosotros, de nuestras raíces, de los aromas que están impregnados en nuestra memoria, de los lugares que hemos visitado. Continue reading “Pop-ups, arte y comida deliciosa”

Qué es un Pop-Up?

Sirenita Sibarita (@sirenitasibarit)

El Pop Up que propone Supper Liberation Front se encamina más hacia una especie de anarquismo culinario de lo que dicta la industria, los precios, los medios, en la medida de que no le interesa definir o etiquetar su cocina. Quienes lo conforman no se preocupan por el reconocimiento individual, ni les interesa ser star chef, prefieren el anonimato y que sus platos hablen por si solos.

Proponen un menú con productos y técnica que costaría por lo que lo quieras multiplicar según el lugar de moda donde lo consumas, en este caso para un menú de siete tiempos el precio es mínimo. Y más valioso parece cuando uno se entera de que cada chef invierte en los insumos de su preferencia para apostar por un proyecto en el que generalmente no hay mayor utilidad, si no que ocurre por el placer de hacer que suceda.

La emoción del Pop Up es la tener acceso a un menú creado por un grupo de talentosos cocineros, con ingredientes de primera y sobre todo con una interesante propuesta de sabor que cambia en cada presentación.

Por mi experiencia vivida durante el primer Pop Up de Ciudad de México, puedo dar constancia del gran trabajo de improvisación así como del esfuerzo físico y de recursos que implica armar en menos de 24 horas lo necesario para un evento que es efímero, pero que sin duda permanece en el paladar mental de muchos de los que asistimos.


From Supper Liberation Front

“Back from Mexico City where we had an amazing time cooking with Diego from Ensenada & Marco and all the staff from Broka, and we would like to express our gratitude and appreciation to Comensales and Judith for making the events possible, and everyone for just being so cool and appreciative. We will definitely see you all very soon!!!”

S.L.F.  (@guerilladining)

PoP-Up: el mar llega a la ciudad

comensales en broka – el mar en la ciudad

4 personalidades se reúnen para sorprender a comensales dentro del marco del Corredor Cultural Roma Condesa.      

28 y 29 de mayo del 2011

  1. Diego Hernández – Su cocina… La Villa del Valle en Ensenada. Promotor del comer local, fresco y natural, consumir productos crecidos o criados con metodos justos y humanos y el apoyo a los pequeños productores. “La cocina es un tema social. Al final del dia lo que mas importa es lo que pones en el plato”
  2. Marco Margain – “Mi único objetivo ha sido retomar el origen y razón de un restaurante, palabra que viene de restauración. El alimento es sagrado… en el nos restauramos y por esta razón mi cocina es sencilla, saludable, hecha con cariño y para todos. Es cocina de liquidación o, como dice un buen amigo, cocina de saldos. Busco trabajar con productos de temporada y evitar tirar el alimento transformándolo con creatividad. El ingrediente de “volver a casa”
  3. S.L.F. – Colectivo de dos apasionados por la comida viviendo en Los Angeles. “Food for the people by the people”. “We are former fine dining chefs who love fancy kitchen tools but hate fancy airs. We cook not for fame or fortune or to put our names on frozen pizzas. Occasionally we advocate culinary anarchy. We also have family and friends whom we love dearly” S.L.F.



tsunami – el mar llega a la ciudad

Guillermo Ysusi (@ysusi) Un post de Por el Puro Gusto

Es fugaz pero intenso. Mientras dura, da lo mejor de sí a un precio justo. Eso es un Pop-up restaurant, que vivirá en la ciudad de México a finales de este mes.

Sólo durante el 28 y 29 de mayo, en el marco de la sexta edición del Corredor Cultural Roma-Condesa, podremos disfrutar de la primera edición de Comensales en Broka – Tsunami, el mar llega a la ciudad, un pop-up enfocado en los productos marinos de Ensenada.

Las ideas revolucionarias de cuatro chefs, conjuntadas por @c0mensales, estarán al mando: los mexicanos Marco Margain y Diego Hernández y la dupla de  Supper Liberation Front, directamente desde Los Angeles, California.

Marco Margain, creador del concepto de Broka, será el anfitrión.  Más que un lugar para disfrutar de unas tapas, Marco describe su cocina como “de liquidación o, como dice un buen amigo, cocina de saldos. Busco trabajar con productos de temporada y evitar tirar el alimento, transformándolo con creatividad”.

Read the rest of this entry »

Supper Liberation Front en Broka

We are a Los Angeles-based collective of professional chefs, inspired by great food and disappointed by the pretense and price tag necessary for a fine dining experience in L.A.

We reject the idea that exquisite equals expensive. We scoff the notion that affordability means “simple food done well.” We challenge the convention that innovative, thought-provoking cuisine is beyond the reach of the common man.

Rise against the establishment and join the new food revolution! Don your cloaks and step into the unknown as we embark on an underground culinary journey that needs not white tablecloths, fancy china or expensive wine glasses. Share in our imaginations, our whimsies and our palates — trust us, it’ll be a fun ride